ESPERANDO LA RECOMPENSA, Pastor Eric Millarc

EL QUE TIENE OJOS… QUE LEA…

ESPERNADO LA RECOMPENSA

Es fácil percibir la integridad del carácter de una persona. Basta verlo reaccionar cuando algo sucede que no le agrada, que le parece injusto. En tiempos antiguos existía el mismo problema, un hombre escribió algo que demostraba cómo estaba su actitud interior. “En cuanto a mí, mis pies estuvieron a punto de tropezar, casi resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, al ver la prosperidad de los injustos”.

Cuando vemos que nuestros actos de justicia, nuestra bondad, nuestros sacrificios por comportarnos de una manera digna, no son recompensados como nosotros queremos, seguramente pensamos igual que ese escritor antiguo.

Pero hay una recompensa invisible, una recompensa prometida que vendrá sobre todos los que viven una vida de integridad. Tu vida de integridad dará sus frutos. Al igual que la buena semilla, que cuando es sembrada en buena tierra da frutos abundantes, así nuestra paciencia, bondad, amor, sinceridad, dará sus frutos sin lugar a dudas.

No te canses de ser honesto. No te canses de hacer lo bueno. No te desvíes de los caminos altos aunque es más difícil caminarlos. La vista es más amplia desde lo alto. El aire es más puro cuando nos alejamos de la contaminación. Cuando la integridad inunda todos los aspectos de nuestra vida, el mundo podrá ver en nuestros ojos, sonrisa, paz, y gozo interior, que los buenos frutos se ven primeramente en el que las siembra.

Por: Eric Millarc, comentarios a ericmillarc@hotmail.com

Be Sociable, Share!