Prédica: Analfabetismo bíblico, pastor Eric Millarc, Iglesia Llamada Final Atlanta

Oseas 4:1 (6) Escuchad la palabra del SEÑOR, hijos de Israel, porque el SEÑOR tiene querella contra los habitantes de la tierra, pues no hay fidelidad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. (6) Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Por cuanto tú has rechazado el conocimiento, yo también te rechazaré para que no seas mi sacerdote; como has olvidado la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos.

Amos 8:11-13 He aquí, vienen días–declara el Señor DIOS– en que enviaré hambre sobre la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír las palabras del SEÑOR12Y vagarán de mar a mar, y del norte hasta el oriente; andarán de aquí para allá en busca de la palabra del SEÑOR, pero no la encontrarán.

Salmos 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino.

Hebreos 5:12 Pues aunque ya debierais ser maestros, otra vez tenéis necesidad de que alguien os enseñe los principios elementales de los oráculos de Dios, y habéis llegado a tener necesidad de leche y no de alimento sólido.

2 Pedro 2:1-2 Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina.2Muchos seguirán su sensualidad, y por causa de ellos, el camino de la verdad será blasfemado;

Jueces 21:25 En esos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que le parecía bien ante sus ojos.

Salmos 1:1-3 ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, 2sino que en la ley del SEÑOR está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! 3Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no se marchita; en todo lo que hace, prospera.

Salmos 119:97-98 ¡Cuánto amo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. 98Tus mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos, porque son míos para siempre. 99Tengo más discernimiento que todos mis maestros, porque tus testimonios son mi meditación.

Hebreos 10:24-25 y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras,25no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros , y mucho más al ver que el día se acerca.

Deuteronomio 6:6-7 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

1 Timoteo 4:16 Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.

Salmos 127:1 Si el SEÑOR no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican; si el SEÑOR no guarda la ciudad, en vano vela la guardia.

“Las citas bíblicas han sido tomadas de LA BIBLIA DE LAS AMERICAS © Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation Usadas con permiso”.

Be Sociable, Share!